Huele a muerto, Bocanada